Anuncio Personal

Anuncio Personal

viernes, 22 de enero de 2016

La Mañana con una Mujer.

Domingo por la mañana.

Ayer en la noche peleé con mi padre y no pude evitar irme a la casa de ella. Me recibió con los brazos abiertos, feliz de volverme a ver, escuchó mis quejas y no le importó dormir conmigo... de todas maneras, en su casa no hay otra cama.

Despertó antes que mí para prepararme el desayuno.  No pude seguir soñando por el delicioso aroma del pan tostado y el queso derretido, mezclados con la esencia de café que recorría toda la pequeña casa. Me levanté hechizado por el paisaje aromático y, al verme, me invitó a su mesa sin importar que aun estuviese despeinado por el sueño inquieto de la noche.

Charlamos largamente, sobre cosas triviales, yo le contaba cómo me iba en la universidad y ella sobre cómo fueron sus años a mi edad. Sí, debo confesar que es una mujer mayor, pero la amo tanto o más que a una chica de mi edad.

Tras comer juntos, me ofrecí a lavar los platos, pero ella se opuso. Esa mujer servicial desde niña, nunca en la vida me ha permitido lavar o cocinar algo estando ella presente.

Mientras lavaba las tasas continuamos nuestra conversación, al hablar conmigo su cara irradiaba alegría y ternura, pero en cuanto dejaba de hacerlo, su mirada se posaba en algún lugar del pasado y su rostro se ponía triste. No pude evitar pensar que su pasado no fue tan bueno como en realidad lo es mi presente y que mis problemas son menores de los que ella alguna vez tuvo.

Siento vergüenza de mi actitud la noche anterior, debí reaccionar mejor ante esa discusión. Decido volver a casa para arreglar el problema de la noche anterior.

-¿Tan pronto te vas, amor?

-Sí. Debo arreglar el problema en mi casa como hombre.

-Me alegro de oírlo. No pelees más con tu padre, los daña a ambos. Vaya  tranquilo, mi vida, que aquí lo espero. Eso sí, no te pierdas tanto, y dile a tu padre que me venga a ver.

-Tranquila, abue, pronto vendré a verte otra vez.

Tras eso me pongo mi mochila y me voy. Para la próxima, volveré a verla con más tiempo y tranquilidad, tal vez le traiga a mi padre, quien nunca viene a ver a su madre que tanto lo ama.


Foto Sacada de Google.

No hay comentarios:

Publicar un comentario