Anuncio Personal

Anuncio Personal

sábado, 4 de febrero de 2017

La madre que llora

Dicen que no existe nada más doloroso que ver a una madre llorar: sientes impotencia por no poder hacer nada por ayudarla y lloras con ella. Sabes que jamás te pedirá nada para aliviar su dolor y tienes dos opciones: o lo buscas por las tuyas o la ignoras y esperas a dejar de ver su llanto. Sea cual sea el camino que eliges, siempre te queda ese sabor amargo por haber visto sus lágrimas.

Ahora quiero que guardes silencio un momento ¿No oyes nada? Ha de ser porque ya te acostumbraste, porque para cuando tu naciste este llanto ya se oía en el aire, para ti es parte del mundo. De ser así, siéntate un momento sobre el piso, cierra tus ojos y extiende tu mano hacia él. Toca el duro suelo frío y siente… No. De seguro tampoco puedes sentir cómo convulsiona al no poder contener sus lágrimas.

Te explicaré de lo que hablo (por si aún no lo has comprendido).

Existe una madre aún más antigua que la madre de Cristo, más antigua que la Eva bíblica y mucho más aún que la Eva de la ciencia. Es una madre solitaria que solo fue concebida por el destino.
Antes de dar a luz por primera vez, se entregó a una danza alrededor de un Ser todavía más ancestral que ella. Para poder engendrar, debió bailar durante tanto tiempo que ni sumando la idea de todos los que escuchen esta historia, podrían acercarse a la realidad. Tras mucho girar en torno a este Ser, por fin su ritual dio frutos y, pese a estar condenada a no descansar para conservar la vida, concibió a su primer hijo… y tras él a otro y a otro. Así, sin dejar nunca de parir, ellos fueron a su vez generando descendencia logrando que su linaje se extendiera incontablemente, con nuevas variaciones, pero todas y cada una, obligada a danzar junto a la primera madre.

El tiempo pasó y uno de los hijos procreó descendencia. Se concientizaron de todo lo que ocurría. Quisieron ser independientes y se alejaron del resto de la familia. Acabaron olvidando sus orígenes, al punto de creerse superiores a todo lo que la primera madre había creado.

¿Aún no sabes de qué va esto?

Este linaje pródigo olvidó, decía antes, sus orígenes y, de igual manera, comenzó a sentirse superior por sobre todos aquellos que no pertenecían al mismo. Esclavizó a sus hermanos, hijos de la primera madre, e incluso, a algunos que eran de su propio linaje pero que poseían rasgos de sus antepasados. Repudió todo lo que marcara sus inicios. Creó leyes para reprimir sus instintos.

Sin embargo, aún se veían obligados a danzar.

Mas detente a pensar: si eso les hicieron a sus hermanos ¿Cómo tratarían a su madre? Sí, hablo de esa madre que después de tanto dar a luz, continuaba manteniendo su belleza aún más viva que al ser una virgen árida. Esa madre orgullosa de crear hijos fuertes que aportaban a su belleza y valor. Esa madre, envejeció tras todos los problemas que sus hijos rebeldes le proporcionaron. Nadie escuchó en qué momento comenzó a llorar.

Se pregunta qué sucedió ¿En qué momento pasó de ser una diosa adorada a ser destrozada y apaleada por sus propios reverentes? ¿Cuál fue su error?

Hay un viejo dicho que dice “cría cuervos y te sacarán los ojos”. Estos hijos sacaron hasta el último pelo de su abundante y hermosa cabellera. Eliminaron cual Caín, a sus propios hermanos, y no se detuvieron hasta notar que ya tenían agónica a la pobre madre.

“Debemos cuidarla y respetarla” decían unos pocos cuando notaron que ya era demasiado tarde, pero eran acallados, tratados de locos e ilusos. Otros, al ver que la danza que los mantenía vivo podía terminar, crearon medios para danzar a su propio ritmo y desligarse del Ser adorado por la madre, pero aún era muy pronto para hacerlo.

Mientras los menos buscaban soluciones, la mayoría continuaban con la tortura: derramaban sobre ella la negra sangre de quienes murieron mucho antes de ellos nacer, arrancaban o quemaban sus pulmones, deshicieron con sus vapores tóxicos el delgado vestido ritual que la protegía de ser dañada por el Ser al que ella le bailaba, con sus juguetes de muerte lograron dejarla estéril poco a poco. Un día ya no pudo concebir nada más.

Su demacrado cuerpo liberó un perfume que hizo dormir a todos sus hijos con sus respectivas estirpes, incluyendo a los rebeldes. Pero estos últimos se negaron a dormir. Habiendo rechazado este último acto de compasión, se vieron obligados a observar todo lo venidero, ya que nada más podían hacer.

Ya cansada, la madre lentamente dejó de bailar. Su cuerpo comenzó a enfriarse. Un silencio se escuchó en todos lados, recién en ese momento habían notado el lamento que los arrullaba desde hacía ya varias generaciones. El llanto había cesado. Ya no había más dolor. Así, cerró sus ojos y poco a poco todo en su interior se volvió sombras.

Finalmente, su vida terminó.

Imagen extraída de
http://www.pachayachachiq.org/metafisica/el-regreso-del-culto-a-la-madre-tierra/
Les recomiendo leer también el artículo si gustan.
Aún me pregunto qué sentirían los hijos al verse solos. No podían bailar por cuenta propia y no mucho tiempo después murieron de frío ellos también ¿Sería el tiempo suficiente para arrepentirse? Sé que perdón jamás le pidieron a la madre, mucho menos a sus hermanos, pero me gustaría saber si al menos al final dejarían de lado su orgullo. ¿Se darían cuenta alguna vez que no eran mejores que los demás? Sinceramente pienso que no fue así. Porque el humano estaba tan cegado que ni siquiera notó que había encadenado a su madre, porque hasta el final siguió con la idea de que le pertenecía sin notar que había sido él la creación que había asesinado a su propia diosa y, porque todas las deidades creadas por ellos mismos, fueron más veneradas que quien les había otorgado la vida.

Espero que hora sepas quién es tu verdadera madre y a quién le debes respeto, a quién no debes seguir haciendo llorar pues algún día se cansará de ti y todo lo que te conté se repetirá…


¿Todavía sigues creyéndote dueño de ti mismo?